¿Qué es el cólico del lactante? Tratamiento de los cólicos en bebés

La cuestión de cuál es el mejor momento para dejar de dar el pecho a un bebé no tiene una única respuesta, puesto que existen diferentes perspectivas teóricas al respecto y cada bebé tiene sus propias necesidades.

Sin embargo, la literatura científica sí nos puede proporcionar directrices generales sobre cómo hacer el destete de forma natural, adaptándonos al desarrollo y a las preferencias de nuestro bebé para que el paso de la lactancia a la ingesta de alimentos sólidos no suponga problemas.

N

La palabra “destete” hace referencia al fin de la lactancia, esto es, al proceso de sustitución progresiva de la leche materna por los alimentos definitivos. Por lo general estos se trituran para preparar papilla o puré, de modo que se puedan combinar diferentes ingredientes y facilitar la ingesta al bebé.

Aunque no existe consenso absoluto en torno a cuál es el periodo más adecuado para iniciar el destete, la mayoría de expertos recomiendan alimentar al bebé sólo con leche materna o de fórmula durante sus primeros 6 meses de vida, o como mínimo 4. El proceso de destete debería darse entre los 6 meses y los 2 años, aproximadamente.

No obstante, como decíamos, no hay acuerdo total con respecto a cuál es la mejor edad para el destete. Según Barbara Rogoff (2003), puede ser mejor dejar de dar el pecho después de los 18 meses para evitar malestar psicológico.

Distintos autores consideran que lo más adecuado es un destete natural al ritmo que el bebé prefiera, y que no es un problema dar el pecho después de los 2 años sino que sería normal hasta los 4 aproximadamente. De hecho, Rogoff considera normal mantener la lactancia incluso hasta los 7 años.

En cualquier caso, siempre es muy importante tener en cuenta las características individuales de nuestro bebé y adaptar el destete a su caso, siguiendo las recomendaciones que nos dé el médico que se encargue del pequeño.

Independientemente de a qué edad decidamos dejar de dar el pecho al bebé, lo más probable es que el proceso sea trabajoso: los niños de tan corta edad todavía no coordinan muy bien sus movimientos y al empezar el destete carecen completamente de práctica para masticar. Sus habilidades irán mejorando de modo progresivo hasta que sean capaces de comer por su cuenta a los 2 o 3 años.

qué son los cólicos del lactante
N

“Destete iniciado por el bebé” es el nombre de una técnica de destete consistente en añadir comida sólida de forma progresiva junto con la leche de la madre o de fórmula con que se alimenta al bebé (Rapley y Murkett, 2005).

Los defensores de este método argumentan que de esta manera el bebé puede mantener la experiencia de amamantamiento que conoce y con la que se siente cómodo, de modo que se disminuya la probabilidad de que llegue a desarrollar un rechazo a comer alimentos sólidos. 

El destete iniciado por el bebé permite la práctica de los movimientos de la lengua, la boca, la mandíbula y el resto de la cara en mayor medida que los métodos de destete tradicionales, en los que el bebé no entrena la masticación de alimentos hasta bastante tarde, ya que se le proporcionan en forma de papilla.

Esta técnica se basa en seguir el ritmo marcado por el propio bebé. Se recomienda darle siempre leche antes que sólidos en las tomas hasta finalizar el primer año de vida.

En primer lugar se le dan a probar algunos alimentos de textura suave para que los explore sin necesidad de ingerirlos, y posteriormente se podrá ir progresando poco a poco hasta la masticación.

Dado que la investigación científica disponible con respecto a la eficacia del destete iniciado por el bebé es limitada pero prometedora (por ejemplo, podría reducir el riesgo de trastornos alimentarios pero también de obesidad), recomendamos a quien decida probarla que consulte a un especialista y que preste mucha atención al bienestar del bebé para evaluar sus reacciones.

N

A continuación te mostramos una serie de consejos para que el proceso sea lo más cómodo posible para ambos.

5.1. Esperar hasta los 6 meses

Aunque se comercializan papillas para bebés con menos de 6 meses de edad que supuestamente pueden sustituir la leche, puede ser arriesgado utilizar estos alimentos por el riesgo de intolerancias y alergias que pueden causar a niños de tan corta edad, sobre todo en el caso de los frutos secos, el trigo o los derivados de la leche de vaca, entre otros alimentos típicamente alérgenos.

Esto se debería a que las defensas del bebé todavía no están del todo desarrolladas. Sin embargo, otros expertos afirman que exponerse a éstos a edades tempranas podría de hecho reducir el riesgo de alergias.

Según la mayoría de expertos lo más recomendable es no dejar de dar el pecho al bebé demasiado pronto; como hemos visto, hay cierto consenso en que es mejor esperar hasta los 6 meses aproximadamente, y el punto que más debate genera es la edad de finalización del proceso de destete. En todo caso, es importante que tenga un carácter progresivo y que sea respetuoso con el pequeño.

5.2. Prestar atención al desarrollo motor del bebé

A medida que los bebés crecen sus capacidades motoras van mejorando de forma progresiva; esto implica, entre otras cosas, que podrán comer alimentos más sólidos cuando controlen mejor los movimientos de la boca, de la cabeza, de las manos y del cuerpo en su conjunto.

Por tanto, los signos de maduración en este sentido pueden servir como señal de las posibilidades del bebé para el destete y el paso a un estilo de alimentación más similar al de la vida adulta.

5.3. Introducir los sólidos de forma progresiva

Al iniciar el proceso de destete lo más importante es que el bebé se familiarice con los nuevos alimentos y no tanto que se nutra con ellos, puesto que no le resulta fácil comerlos al principio.

Así, durante bastante tiempo después de empezar el destete nuestro pequeño seguirá alimentándose sobre todo de leche, y de manera progresiva pasará a comer papillas, purés, alimentos blandos y de textura suave, etc.

5.4. Dejar al bebé el tiempo que necesite

Cuando se empieza a llevar a cabo el proceso de destete hay que dar tiempo al bebé para que pruebe los alimentos y coma a su ritmo, sobre todo al principio. Las señales habituales de que no quiere comer más (como girar la cabeza) sirven como indicación para detener los intentos.

De modo similar, no hay que obligar al bebé a ingerir los nuevos alimentos para evitar que le resulte desagradable la situación, y se pueden llegar a necesitar 10 intentos o más hasta que los acepte. Por tanto, es mejor no tener prisa y adaptarse a las preferencias del pequeño.

5.5. Ofrecer diferentes texturas y sabores

Por el momento no se conocen medicamentos eficaces y seguros para aliviar los cólicos en bebés. Hay estudios que indican que algunos fármacos anticolinérgicos como la diciclomina reducen los síntomas al destensar la musculatura intestinal, pero no son seguros para la salud del lactante porque pueden provocar efectos secundarios severos. 

N
  • Rapley, G. & Murkett, T. (2005). Baby Led Weaning: The essential guide to introducing solid foods and helping your baby to grow up a happy and confident eater. New York: The experiment, LLC.
  • Rogoff, B. (2003). The Cultural Nature Of Human Development. Oxford University Press.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Patricia Pérez Solá

Enfermera Matrona

Diplomada en Enfermería (UCLM).

Patricia ha formado parte de distintos servicios de enfermería, neonatología y matrona de varios hospitales de Madrid y Toledo.

Actualmente ejerce en el Hospital Virgen de la Salud.

¿En qué te puede ayudar? 

  • Lactancia
  • Parto y posparto
  • Vigilancia de puntos en caso de cesaría y desgarros
  • Embarazo
  • Anticoncepción